Menu superior

INICIO SOBRE MI INDICE DE RECETAS COLABORACIONES PRENSA MI LIBRO PROGRAMA AL DENTE El Desafio CONTACTA

27 marzo 2015

Tarta de crema de chocolate

La historia de esta tarta es un tanto curiosa. Tenía uno de esos días que las ganas de un bizcocho se habían apoderado de mí y yo que soy de voluntad débil cuando me quise dar cuenta ya estaba en el lío.
El caso es que me salió un bizcocho, hecho con nocilla (crema de cacao y avellanas), espectacular, estaba en su punto justo.

Mirándolo por aquí y por allá se me empezaron a ocurrir algunas ideas para adornarlo. Le añadí cobertura de chocolate, lo quise decorar por fuera y además, tenía una bolsa de bolitas crujientes que parecía estar esperando precisamente esto...

Finalmente, me salió una tarta que como veis en las fotos, parecía el doble de lo que realmente era.

Todo esto es por culpa de que esta semana he estado totalmente volcada en el chocolate, ha sido inevitable.

Nuestro grupo de Gastrogolfos charros se ha ido a chocolatear un poco a un taller específico en la Escuela de Hostelería de Santa Marta, con el gran profesor José Ramón Martín Abad.
Merece la pena hacer un intensivo de estos porque se aprende mucho y se te ocurren nuevas ideas. Como a mí apenas me gusta el chocolate…

Podéis ver el album con algunas fotos en mi Facebook>>

En ese mismo encuentro, también estuvimos deleitándonos con los magníficos quesos de La Antigua de Fuentesaúco, que ya os he hablado más veces de ellos y que nunca defraudan.
Hay uno con trufa que está realmente bueno y con un sabor inconfundible. También lo podéis ver en el FB porque aquí mejor no mezclar :-)

No me enrollo más, os dejo la receta de la tarta para chocolatear un poco. La receta original del bizcocho la ví en Velocidad Cuchara, el resto improvisar:




Tarta de crema de chocolate, con cobertura crujiente.

Ingredientes:
  • 4 huevos (separar claras y yemas)
  • 200 g de crema de cacao, avellanas y azúcar. Por ejemplo: 
  • Una pizca de sal
  • 50 g de aceite de girasol
  • 150 g de azúcar
  • 250 g de leche
  • 250 g de harina con levadura, tipo bizcochona.

Para la cobertura exterior:
  • 150 g de chocolate para fundir Nestlé Postres (100 para cobertura 50 para bordes)
  • 100 ml nata líquida de cocinar
  • Una lámina de plástico semirígido
  • una espátula
Para decorar:
  • Bolitas de chocolates de Lakasa





Elaboración:

La he realizado con thermomix por comodidad, pero se puede hacer perfectamente con medios tradicionales, siguiendo los mismos pasos.

Precalentar el horno a 180ºC.
Poner la mariposa y separar las 4 yemas de las 4 claras.

Vamos a montar las claras primero, poniéndolas en el vaso de la thermomix, junto a una pizca de sal y otra de cremor tártaro. Programar 4 minutos, a 37ºC y velocidad 3,5.

Cuando acaba el tiempo, agregar dos cucharadas de azúcar y programar de nuevo 2 minutos, a 37ºC y velocidad 3,5.

Retirar a una fuente grande, porque ya tenemos el merengue preparado. Quitar la mariposa, pero no hace falta lavar el vaso.

Ahora añadimos las yemas, el aceite, el resto del azúcar, la crema de cacao, la leche y mezclar 30 segundos velocidad 3.

Seguimos con la harina con levadura y mezclamos otros 30 segundos en velocidad 3.

A continuación, lo vamos a ir mezclando con las claras suavemente, siempre con los movimientos envolventes y con una lengua de silicona.

Preparar un molde redondo. El mío era de 18 cm de diámetro y desmontable.
En el fondo y paredes del molde, colocar papel de horno, untandolo con mantequilla y dejando que sobresalga un poco el papel por arriba.

Lo metemos al horno, durante 45 minutos. Con ese tiempo me ha quedado en su punto, pero tendréis que comprobar en vuestro horno la evolución.
Lo sacamos y desmoldamos sobre una rejilla boca abajo para que enfríe totalmente.

Una vez frío, vamos a preparar la decoración.

Para hacer la cobertura lateral, utilizaremos una hoja de plástico duro, que cortaremos una banda del ancho exacto que queramos que quede en la tarta y midiendo el diámetro de la misma.
Fundimos unos 50 g de chocolate y lo aplicamos a la banda con ayuda de una espátula, para cubrir bien todo, pero que nos quede una capa finita.




En este punto, yo no quise hacer un chocolate brillante y muy liso, porque me apetecía un aspecto rústico ya que quería practicar fotos oscuras y no me venía bien.
Por tanto, para hacerlo rústico, basta con colocar la banda, con el plástico hacia dentro, alrededor de la tarta, para darle la forma circular. Lo sujetaremos con la mano durante un par de minutos, puesto que enfriará enseguida. De este modo nos aseguramos que no se mueva nada.
Una vez frío, se retira con mucho cuidado la banda de plástico hacia dentro, y se queda la forma de chocolate junto a la tarta ya colocada. Es fácil retirarla, no se pega, sólo hay que tener cuidado de no hacer movimientos bruscos para que no se rompa.

Si queréis hacerlo bien brillante, la operación es similar, pero hay que colocar un papel de horno rodeando la tarta y encima del papel de horno colocar la banda plástica con el chocolate, pero con el plástico hacia fuera, de manera que el chocolate quedará entre el papel de horno y el plástico y al retirar ambos suavemente se verá perfectamente liso.

Preparamos ahora la cobertura de chocolate, mezclando 100 gr de chocolate que hemos fundido al microondas y 100 ml de nata para cocinar. Lo removemos muy bien.
Extendemos por la superficie y los bordes en los que quede hueco, pero no demasiado.
Si nos queda alguna marca en los bordes de chocolate lo podemos cubrir también con esto.

Por último decorar con las bolitas de chocolate y ya tenemos la tarta lista.

A ver qué os parece, desde luego estaba buenísima...




Echa un vistazo a esto ...