Creme Brûlée

Creme Brûlée

El postre que sugiero esta vez es una crema muy especial. Se trata de una crema que se hace a baja temperatura y se asemeja a otras cremas dulces, pero su sabor la hace inconfundible. Cuando se le aplica el azúcar por encima y se carameliza bien con un soplete, ese crujiente le añade un gran valor al plato.

Puedes ver los vídeos del programa Al Dente de La 8 Salamanca aquí.

Para 4 personas – Dificultad fácil – Tiempo estimado 60 minutos

Ingredientes

  • 50 g de azúcar moreno, para hacer el caramelo
  • 125 g de leche entera
  • 125 g de nata líquida
  • 40 g de azúcar
  • 1 cda de pasta de vainilla
  • 3 huevos

Elaboración tradicional

Necesitaremos azúcar moreno en polvo para la decoración, y si no tenemos podemos triturarla con algún molinillo o trituradora de cocina. La reservamos.

En un cazo ponemos a calentar la nata y la leche a fuego bajo, sin que hierva.
En un bol batimos las yemas junto con el azúcar hasta que blanquean y está cremoso, añadimos la vainilla también.
A continuación vamos añadiendo el contenido del cazo caliente poco a poco a las yemas y removiendo constantemente.

Repartiremos la crema en los moldes en los que se vaya a servir.

Precalentamos el horno a 100ºC.

Colocamos los moldes en una fuente de horno con agua hasta la mitad de los moldes, para cocer al baño María. Introducimos la fuente al horno precalentado. El agua debe estar caliente, pero no tiene que hervir en ningún caso, si vemos que empieza a hervir, rebajar el calor con un vaso de agua natural.
Lo dejamos cocer hasta que veamos que por encima tiene una capa más rígida, unos 30-40 minutos, pero hay que vigilarlo.

Lo retiramos y dejamos que se enfríe a temperatura ambiente.







Elaboración con Thermomix:

También hay otra manera de preparar la crema para los que tengais el robot.

Podemos triturar el azúcar moreno pulverizando unos segundos a velocidad 10. Retiramos y reservamos.

Sin lavar el vaso ponemos la leche, la nata y el azúcar, programamos 6 minutos, temperatura 70º, velocidad 1.
Añadimos la pasta de vainilla y de nuevo programamos 6 minutos, temperatura 100º, velocidad 1, sin poner el cubilete.

Retiramos la crema del vaso a una jarra y la dejamos enfriar.

Lavamos el vaso y ponemos la mariposa en las cuchillas. Ponemos los huevos y programamos 1 minuto, velocidad 4.

A continuación a velocidad 3 y sin tiempo vamos añadiendo poco a poco por el boca la crema que teníamos reservada. Al finalizar, programamos 15 minutos, temperatura 70º, velocidad 2.

Cuando acabe, echamos la crema en los recipientes que vayamos a utilizar y dejamos que se enfríe antes de meterla en la nevera.

A última hora, antes de servirlas, espolvoreamos con el azúcar moreno cada molde.
Es mejor hacer una capa fina, para luego irlas quemando por encima con cuidado con un soplete de cocina o un quemador de cocina.
Si no tenemos soplete podemos utilizar unos minutos el grill del horno, para que por encima el azúcar se queme, pero muy poco para que la crema no se nos endurezca.

Lo ideal es preparar la crema con antelación, pero no añadir el azúcar ni quemarla hasta que no se vaya a servir, para que esté perfectamente crujiente.

Servir inmediatamente.

5 Comentarios

  1. Me encanta la receta, el quemadín le da un sabor excepcional al igual que al arroz con leche, me ha encantado, bssss

  2. Es una crema riquísima, ideal para los más golosos.
    Besos.

  3. Que pinta más buena tiene, con esa costra de azúcar. Besos!

    Ana

  4. Pues no es viernes, pero ya falta poquito, y con este postre, seguro que se hace más llevadera la semana =)
    Mmmmm…¡¡qué bueno!!, creo que este postre en casa no duraba ni dos minutos, tengo que probarlo!^^
    Un besote!!

  5. Menuda pintazaa tiene!! ¡Cómo apetece coger uno de los bolecitos y comérselo enterito, (hasta casi con el bol incluido =P)
    un besitoo =)

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*